02/01/2012 – Un año en imágenes

Siempre resulta complicado extractar sobre lo ya extractado, distinguir un hijo sobre otro, en especial si quien extracta y distingue es el padre y en su elección se deja llevar por sentimentalismos. El espectador entiende de estética, quizá de emoción, de momento, pero el autor no puede abstraerse de aquello que vivió detrás de la cámara y es muy probable que en su propuesta sopese la dificultad, la espera, la anécdota, el recuerdo, y lo anteponga al resultado estético. No, no ha resultado sencillo resumir en imágenes lo que fue el año 2011, pero ahí va…

.
Enero - Después de la lluvia

Es invierno, y las saucedas y choperas de l’Encantà se muestran desnudas junto al estanque. Después de la lluvia los colores ganan viveza, pero la luz quedó mortecina, misteriosa, dramática. Poco a poco la borrasca pasa de largo y la desembocadura del barranc de l’Encantà recupera la calma. Pronto anochecerá y el reclamo del búho se escuchará entre los riscos, solitario, en la oscuridad más absoluta.

010 - Después de la lluvia

Febrero - Vientos de feudalismo

La torre del castillo de Perputxent lleva la impronta feudal en su arquitectura y la andalusí en el tapial: su técnica constructiva. Desde mayo de 1258, cuando al-Azraq marchó al destierro, el feudalismo se instaló en Perputxent y ya en adelante a los campesinos mudéjares nos les quedó otra que rendir vasallaje al señor.

042 - Vientos de feudalismo

Marzo - Los demonios de Benicadell

Las cresterías de Benicadell son un castillo de roca por sí mismas y desde que supe de la cruenta batalla que allí tuvo lugar que anduve detrás de una foto como esta. Varias veces aguardé que Benicadell escupiera sus demonios, que me brindara un crepúsculo infernal; era cuestión de perseverar…

Esta es mi versión de la batalla por el castillo de Binnah Qatal, mi particular homenaje a Ibn Baṣṣāl y a cuantos murieron en Benicadell por defender su tierra, sus gentes, su causa. Que Allah, loado Sea, los honre y se apiade.

032 - Los demonios de Benicadell

Abril - Fluir y cantar

Siempre resulta un placer transitar el barranc de l’Infern sobre la plataforma de la antigua vía férrea que lo acompaña. El caminar se vuelve tranquilo asomados al precipicio y, cada tanto, el fluir de las aguas invita a descansar junto a ellas, cerrar los ojos y escuchar su murmullo.

El Serpis musitaba sus aguas en el desfiladero y allí quedé escuchándolas durante toda la noche, al raso, a la vera de la corriente que canta.

004 - Fluir y cantar

Mayo - Calma efímera

El Gorg del Salt apenas mana un hilo, un remanso de paz que se antoja breve porque el cielo amenaza lluvia…

029 - Calma efímera

Junio - Al final del camino

La vegetación se muestra exuberante junto al estanque de l’Encantà; sin embargo, la noche es cerrada y las criaturas de las tinieblas acechan en la oscuridad. De repente, unos pasos se escuchan en la lejanía, cada vez más próximos: ¿quién anda ahí? Al encender la linterna, los ojos de un ser desconocido parpadean al final del camino.

023 - Al final del camino

Julio - Amira, la Mora

Cuenta la leyenda que fue aquí, en este fabuloso callejón de roca repleto de agua, donde los moros encantaron una doncella. La convirtieron en piedra, custodiando la boca de la cueva donde, antes de marchar, escondieron sus tesoros.

Nada se sabe del nombre de la doncella, pero para mí siempre será Amira, la Mora.

019 - Amira, la Mora

Agosto - Plenilunio, el espejo de Amira

Cuentan que en noches de plenilunio Amira peina sus cabellos frente a un espejo de plata; callan sin embargo que la Luna asoma sobre su hombro por mirarse en el agua…

050 - Plenilunio, el espejo de Amira

Septiembre - Esplendor y decadencia

De la docena de fuegos que al-Kanesiyya poseía en 1316 no queda absolutamente nada, y aunque la alquería se repobló tras la expulsión de los moriscos, a finales del s.XVIII el lugar se tenía por despoblado. Actualmente, las montoneras de piedras y los numerosos fragmentos cerámicos evidencian el deterioro de una alquería que se antoja la más importante del valle en tiempos de al-Andalus.

056 - Esplendor y decadencia

Octubre - La voz pétrea

Si las piedras hablaran –le dije– contarían historias que no osaríamos imaginar. Ven –me tomó la mano–, abrázalas como a un hijo y escúchalas con el corazón.

075 - XIII, la voz pétrea

Noviembre - Cuando ruge la barrancada

Siempre que visito el Gorg del Salt los versos del poeta de Fantaquí resuenan poderosos en mi memoria:

Ese valle, cañón, desfiladero,
corriente del barranco que camina,
por el sendero angosto que culmina
y desemboca en Perputxent, espero (…)

Y en mi mente quedan canturreando hasta que abandono el paraje.

064 - Cuando ruge la barrancada (II)

Diciembre - Paisajes efímeros

Después de las lluvias, el rugir de la barrancada preludia un paisaje hermoso… aunque efímero.

079 - Paisajes efímeros (I)

Barranc de l’Encantà, castell de Perputxent, despoblat d’al-Kanesiyya, Cova dels Nou Forats, Benicadell, la Safor, l’Albureca, barranc de l’Infern, talaia d’al-Marîyâyn… Los mires por donde los mires, los paisajes de Perputxent son de leyenda.
.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...