26/12/2011 – Barranc de l’Encantà: paisajes efímeros

03El pasado 15 de diciembre, 24 días después del diluvio, accedimos al interior del barranc de l’Encantà pertrechados con unos trajes de neopreno. La intención era salvar los 4400 metros que separan el molino de l’Encantà y el río Serpis, ya en el valle de Perputxent, y hacerlo saltando de poza en poza cual corriente que discurre barranco abajo. Al contrario de otras veces, en esta decidí llevarme un equipo fotográfico compuesto por una cámara réflex, dos objetivos de focal corta, unos filtros y un cable disparador convenientemente protegidos en el interior de un bidón estanco, así como un trípode de aluminio que viajaba al fresco y que se fue desintegrando conforme avanzaba el día.

Como en otras ocasiones, los versos de Paco de Fantaquí canturreaban en mi mente y, cada tanto, saltaban a mis labios para que los recitara a voz en grito; entonces quedaban reverberando entre las verticales paredes del congosto y regresaban de nuevo a mi interior a través del oído:

Ese valle, cañón, desfiladero,
corriente del barranco que camina,
por el sendero angosto que culmina
y desemboca en Perputxent, espero

Yo fui gran trovador, por tanto quiero
esa Encantada en sombras que domina
y su cascada de agua que fascina
y las fuentes tan frías del sendero
(…)

07

Los efímeros paisajes de agua que cada tanto afloran en l’Encantà son un regalo para los sentidos. La vista los mariposea sin saber dónde posarse y el murmullo del agua que fluye barranco abajo acompaña al caminante y lo arrulla en sus respiros.

05 09 12

.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...