03/06/2011 - Foto-blog (004): Fluir y cantar

Siempre resulta un placer transitar el barranc de l’Infern sobre la plataforma de la antigua vía férrea que lo acompaña. El caminar se vuelve tranquilo asomados al precipicio y, cada tanto, el fluir de las aguas invita a descansar junto a ellas, cerrar los ojos y escuchar su murmullo.

Barranc de l'Infern

Cuando acometí esta toma, el sol comenzaba a declinar sobre las estribaciones orientales de Benicadell, pero el cielo permanecía arrasado, monótono, y la ausencia de nubes me obligó a humillar la cámara para retirarlo del encuadre, centrando toda la atención en el fluir de la corriente. Coloqué un filtro de densidad neutra que incrementase considerablemente el tiempo de exposición con la finalidad de sedar el discurrir de las aguas, y ajusté el balance de blancos para compensar la dominante magenta del filtro; después, busqué un primer plano donde el agua fuera la protagonista, donde el musgo ofreciera una nota de color, y encuadré de manera que la corriente fluyera en diagonal y escapara libremente por una esquina. La luz resultaba muy dura, de modo que decidí aumentar -ligera y manualmente- el rango dinámico de la toma (-4/3, 0, +2/3) con el fin de suavizar el contraste de la escena durante el post-proceso y conseguir una paleta de colores más acorde con la realidad.

Título / Motivo

Fluir y cantar / Barranc de l’Infern (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

13/04/2011 / 16:54h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5

Tiempo de exposición

3 tomas de 8/20/30 sg

Diafragma

F 5.0

ISO

100

Distancia focal

17 mm

Tipología

Fotografía de alto rango dinámico y larga exposición diurna

Observaciones

Balance de blancos: 4400K
Filtro 3.0 de densidad neutra B+W F-Pro

Comentarios

Quizá la imagen podría funcionar mejor en un formato cuadrado, eliminando el arbusto que asoma por la esquina superior izquierda y re-encuadrando por la derecha para potenciar la diagonal que forma la corriente; sin embargo, después de probar preferí dejarla tal cual, pues considero que el arbusto agitado por el viento favorece el dinamismo.

El Serpis musitaba sus aguas en el desfiladero y allí quedé escuchándolas durante toda la noche, al raso, a la vera de la corriente que canta.

.

2 comentarios:

elSocarraet dijo...

Havia un pedrot genialment situat o li vas posar catiusques a la càmera?!jej ...per a emmarcar Justo!

Justo Sellés dijo...

Hi havia un pedrot, però vaig patir de bo per a plantar el trípode... Gràcies, Rafa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...