08/02/2011 – Circumpolar en l’Encantà

Las actuales cámaras digitales digieren bastante mal las fotografías de larga exposición, sobre todo cuando la noche es oscura y la escasez de luz obliga a que éstas se realicen con sensibilidades elevadas y/o prolongados tiempos de exposición. Cuando la exposición supera los 4-5 minutos el sensor comienza a calentarse generando en la imagen una textura granulada denominada ruido. Si tenemos en cuenta que una circumpolar comienza a tener cierta entidad a partir de los 30 minutos de exposición se entiende que realizar este tipo de fotografía comporta un riesgo de calidad. Dependerá mucho del tipo de sensor que monte la cámara que utilicemos, pero es casi seguro que una exposición de 30 minutos requerirá de un post-procesado que elimine buena parte del ruido generado, a no ser que la cámara posea un sistema de refrigeración o la temperatura ambiente sea muy baja. Sin entrar a analizar las diferentes tipologías de ruido y las diversas acciones que podemos considerar para aumentar la relación señal/ruido (para más información al respecto leer este artículo), sí podemos asegurar que el calentamiento del sensor es uno de los peores enemigo del fotógrafo nocturno. Es por esto que las bajas temperaturas del invierno ofrecen una magnífica oportunidad para atreverse con este tipo de fotografía de larga exposición, máxime si no disponemos de un equipo profesional que nos permita tomarlas con un mínimo de calidad en otras épocas del año.

Hace unos días, aprovechando que los meteorólogos preveían una mínima de -2ºC, marché al barranco de l’Encantà con mi Canon EOS 50D. El cielo estaba despejado, de modo que estudié un encuadre junto al charco y me dispuse a tomar una circumpolar. Apunté hacia el Norte y la osa mayor me llevó hasta la estrella polar, que situé en la prolongación de la rama desnuda de un salce; luego abrí la focal para abarcar el estanque y el túnel de vegetación por el que se accede al paraje. Resuelta la composición, configuré los parámetros de la cámara para tomar 40 fotografías consecutivas de 60 segundos de exposición que posteriormente montaría con un software adecuado (Startrails). Este método de tomar la fotografía por partes ofrece la posibilidad de poder reducir el ruido final mediante la toma de fotos oscuras, como se vera. Este fue el resultado.

Circumpolar

Para ajustar los parámetros de la toma, partí de un tiempo de exposición de 60 segundos. El tiempo de exposición es una variable que siempre fijo en ese valor dado que tras las 40 tomas de luz conviene tomar un mínimo de 20 tomas oscuras con el fin de reducir el ruido durante el post-proceso. Estas tomas oscuras se toman con la tapa del objetivo puesta y con los mismos ajustes utilizados en las tomas de luz (conviene tomarlas también a la misma temperatura ambiente), y se emplean para crear un patrón de ruido que posteriormente se restará del sumatorio de las tomas de luz, dejando la foto sensiblemente limpia de ruido. Cuanto más cortas sean las tomas de luz, más cortas serán las oscuras y antes terminaremos nuestro trabajo. Según este razonamiento, hubiera podido abrir el diafragma a f/4.0 y bajar la exposición hasta los 30 segundos, pero como el intervalo mínimo entre tomas que permiten los intervalómetros programables es de 1 segundo, a menor tiempo de exposición mayor número de tomas de luz necesitaremos para conseguir los 40 minutos de exposición final y, por tanto, mayor número de cortes tendremos en nuestras estelas. Parece mentira, pero ese intervalo de un segundo entre exposiciones se nota cuando se visiona la toma final a tamaño real: la Tierra gira muy rápido.

Fijado el tiempo de exposición, tendremos que proceder a hacer lo propio con la apertura del diafragma. Aquí ya depende de cada cual y de la calidad del objetivo que monte en su cámara. En mi caso utilizo un Canon EF-S 10-22 mm f/3.5-4.5 USM que podría haber abierto a f/4.0 con ISO 800, pero preferí abrirlo a f/5.6 con ISO 1600 para ganar algo de nitidez en los bordes dado que sabía que el ruido que generaría en las tomas de luz por la subida del ISO podría reducirlo mediante las tomas oscuras, como así fue.

Todos estos ajustes, como es obvio, se decidieron en función de las condiciones lumínicas ambientales y tras realizar unas cuantas pruebas. La luna estaba en su cuarto menguante, con una luminosidad del 46%, circunstancia que provoca que el brillo de las estrellas se atenúe en el firmamento. A mayor oscuridad, mayor número de estrellas se vislumbran en el cielo, de modo que para compensar este desvanecimiento de la luminosidad de las estrellas provocado por la luz de la luna y por la contaminación lumínica sobre las estribaciones orientales de Benicadell (justo sobre la estrella Polar) decidí llevar la sensibilidad lumínica hasta los 1600 ISO. Ahora me pregunto si ese aumento de la sensibilidad fue realmente efectivo pues, aunque a mayor ISO mayor número de estrellas se registran, el aumento de la sensibilidad también aumenta la luminosidad ambiente que las atenúa. Quizá lo ideal hubiese sido elegir f/4.0 e ISO 1600, pero la contaminación lumínica sobre Benicadell me quemaba la foto y preferí aumentar un paso la ISO a bajar un paso el diafragma en aras de no comprometer la nitidez.

Finalmente, fijé la temperatura de color en 4200 K puesto que había decidido tomarla al natural, sin aporte artificial de luz. Esto propició que las estrellas conservaran sus tonalidades, que es una de las cualidades que más destacaría de esta foto; al menos eso creía en el momento de tomar la foto, aunque parece ser que también depende, y mucho, de que la exposición sea la correcta, porque si sobreexponemos las estrellas terminaremos por “comernos” su color, dejándolas completamente blancas.

Estos fueron los ajustes que finalmente utilicé:

Tiempo de exposición (sg)

Diafragma (f)

Sensibilidad (ISO)

Temperatura de color (K)

Focal (mm)

60

5.6

1600

4200

12

Aunque la toma resulte agradable a la vista, el resultado ofrece un considerable margen de mejora. Dada la baja temperatura ambiente, la fotografía se hubiera podido tomar de una sola tacada: ¡con 40 minutos de exposición! Para conseguir la misma luminosidad y estelas que la foto montada por partes hubiera tenido que realizar los siguientes ajustes (según la ley de reciprocidad):

Tiempo de exposición (sg)

Diafragma (f)

Sensibilidad (ISO)

2400

4.5

100

Semejante tiempo de exposición raya el límite de lo aconsejable para mi cámara (aunque conozco de algunos que, con mi mismo equipo, han tomado fotos de más de una hora sin aparentes problemas posteriores en el sensor), pero estimo que con -2ºC hubiera quedado bastante limpia de ruido térmico y lumínico con haber activado el sistema anti-ruido de la cámara. Tampoco tuve en cuenta que la ausencia de viento y el estancamiento de las aguas provocarían el reflejo de las estrellas sobre la superficie del agua, por lo que la circumpolar podría haberse obtenido por partida doble: una directamente sobre el cielo y la otra –aunque mucho más tenue y con menor número de estrellas- reflejada en el charco. Para ello se necesita un punto de vista más elevado y próximo al agua (aunque esto cambia por completo el encuadre) y que confluyan varios condicionantes ambientales: aguas estancadas, noche con poca luna, ausencia de viento y temperaturas gélidas.
.

Enlaces relacionados

.

3 comentarios:

Hugo dijo...

Gracias por el aporte empírico que nos das. Hace solo unas semanas que me estado interesando por la fotografia con exposición prolongada. Me gustaría tener tu capacidad de razonar como lo has hecho. También unas cuantas matemáticas no están mal, lo que tampoco es mi caso. En todo caso es lindo poder ofrecer sus propias recetas a los demás. Guardo en lugar seguro tu experiencia porque se que algún día la voy a necesitar.
Que estés bien.
Arkipielago

KchoPrro dijo...

Gracias Justo!!

Muchas gracias, lo cierto es que me ha resultado muy grato tu artículo, al que llego por Noctámbulos. Es de fácil entendimiento (salvo el enlace del ruido, que es un peñazo!), muy ameno e instructivo.

Por contra, echo de menos algo más de explicación en el postproceso, en este caso con Startrails pues, a pesar de ser sencillo, yo nunca obtuve buenos resultados plenos con él, de hecho, me quedaban mejor las fotos SIN DarkFrames que con ellos. Quizás para una segunda parte, te parece??

Lo dicho, muchas gracias!

KchoPrro

Anónimo dijo...

excelente blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...