30/12/2011 – Foto-blog (082): El fotógrafo en la Naturaleza (II)

Nada se antoja más reconfortante para el espíritu como la contemplación de un paisaje natural acompañado por el tamborileo de la lluvia sobre el paraguas.

086

Título / Localización

El fotógrafo en la Naturaleza (II) / Castell de Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

22/11/2011 / 16:16h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

1/2 sg

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

19 mm

Observaciones

Trípode y auto-disparador programable


Enlace relacionado
.

.

29/12/2011 – Foto-blog (081): Boira (V)

Despunta un nuevo día…

088

Título / Localización

Boira (V) / Choperas de Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

30/11/2011 / 07:56h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Tamron SP AF 17-50/2.8 XR Di II

Tiempo de exposición

2.5 sg

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

50 mm

Comentarios

Un ambiente formidable, pero complicado decidir dónde cortar

.

28/12/2011 – Foto-blog (080): Paisajes efímeros (II)

Después de la barrancada, l’Encantà se viste de agua…

04

Título / Localización

Paisajes efímeros (II) / Barranc de l’Encantà (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

15/12/2011 / 14:24h

Cámara

Canon EOS 550D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

1/40 sg

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

14 mm

Observaciones

Fotografía tomada en el interior del barranc de l’Encantà, 
en el estrecho situado a los pies de la peña del Pichoc

.

27/12/2011 – Foto-blog (079): Paisajes efímeros (I)

Después de las lluvias, el rugir de la barrancada preludia un paisaje hermoso… aunque efímero.

Paisajes efímeros (I)

Título / Localización

Paisajes efímeros (I) / Barranc de l’Encantà (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

15/12/2011 / 15:44h

Cámara

Canon EOS 550D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

1/30 sg

Diafragma

F 8.0

ISO

400

Distancia focal

14 mm

Observaciones

Fotografía tomada durante un descenso del barranc de l’Encantà tres semanas después del episodio de gota fría vivido los días 21 y 22 de noviembre

Seguramente, una foto única por la fugacidad del momento
y la dificultad del acceso y del acarreo del equipo

Pese a que llevaba un trípode de aluminio conmigo, este no aguantó el ritmo de la sesión y se fue desintegrando conforme avanzó el día. La fotografía se tomó a pulso, de ahí los ajustes escogidos: f8.0 para trabajar en el rango óptico óptimo e ISO 400 para alcanzar una velocidad de obturación que no comprometiese la nitidez

Comentarios

El desenfoque del fondo aporta una sensación de lugar que difícilmente se alcanzaría si el primer plano se hubiese situado a la distancia hiperfocal y, por tanto, la escena estuviese nítida en todo su conjunto. El perfecto enfoque del primer plano refuerza la sensación de lugar y su situación esquinada favorece la profundidad.

El reflejo en la parte inferior se podría haber reducido/desaparecido mediante el empleo del filtro polarizador que llevaba en la mochila

.

26/12/2011 – Barranc de l’Encantà: paisajes efímeros

03El pasado 15 de diciembre, 24 días después del diluvio, accedimos al interior del barranc de l’Encantà pertrechados con unos trajes de neopreno. La intención era salvar los 4400 metros que separan el molino de l’Encantà y el río Serpis, ya en el valle de Perputxent, y hacerlo saltando de poza en poza cual corriente que discurre barranco abajo. Al contrario de otras veces, en esta decidí llevarme un equipo fotográfico compuesto por una cámara réflex, dos objetivos de focal corta, unos filtros y un cable disparador convenientemente protegidos en el interior de un bidón estanco, así como un trípode de aluminio que viajaba al fresco y que se fue desintegrando conforme avanzaba el día.

Como en otras ocasiones, los versos de Paco de Fantaquí canturreaban en mi mente y, cada tanto, saltaban a mis labios para que los recitara a voz en grito; entonces quedaban reverberando entre las verticales paredes del congosto y regresaban de nuevo a mi interior a través del oído:

Ese valle, cañón, desfiladero,
corriente del barranco que camina,
por el sendero angosto que culmina
y desemboca en Perputxent, espero

Yo fui gran trovador, por tanto quiero
esa Encantada en sombras que domina
y su cascada de agua que fascina
y las fuentes tan frías del sendero
(…)

07

Los efímeros paisajes de agua que cada tanto afloran en l’Encantà son un regalo para los sentidos. La vista los mariposea sin saber dónde posarse y el murmullo del agua que fluye barranco abajo acompaña al caminante y lo arrulla en sus respiros.

05 09 12

.

23/12/2011 – Foto-blog (078): In memoriam (II)

Los restos de la que fuese alquería andalusí de al-Kanesiyya conservan intacta la memoria de los tiempos…

078 - In memoriam (II)

Título / Localización

In memoriam (II) / Despoblat d’al-Kanesiyya (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

19/09/2011 / 23:44h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

2520 sg (42 tomas de 60 sg)

Diafragma

F 5.6

ISO

1600

Distancia focal

15 mm

Comentarios

Iluminada con linterna de led + filtro CTO
Velas junto a las puertas
Temperatura de color: 3200K

Tomada sin aporte de luz lunar
Serie montada con Startrails 1.1
21 darkframes para reducción de ruido

Observaciones

Desde la posición elegida, el castillo de Perputxent apunta sobre los tejados de al-Kanesiyya. Con la intención de destacarlo, dejé la cámara disparando y me desplacé hasta la estación del ferrocarril de l’Orxa para iluminarlo en la distancia. El efecto no llega a distinguirse porque el castillo casi se solapa con la limatesa del tejado, pero encuadrando en otras condiciones de luz todo puede cambiar

Recomendable un 10-30% de aporte de luz lunar para
conseguir un poco de detalle en las zonas de sombras

.
.

Enlaces relacionados
.

.

22/12/2011 – Foto-blog (077): El bosque onírico (II)

Despunta un nuevo día…

077 - El bosque onírico (II)

Título / Localización

El bosque onírico (II) / Choperas de l’Encantà (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

02/11/2011 / 09:37h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Sigma AF 70-300/4.0-5.6 DG APO Macro

Tiempo de exposición

1/5 sg

Diafragma

F 13.0

ISO

100

Distancia focal

70 mm

Comentarios

Efecto pictórico conseguido mediante un ligero movimiento vertical de la cámara durante la exposición

Procesada acusando el contraste entre las altas luces y las sombras

.

21/12/2011 – Fotografía y Naturaleza: actitudes frente a la Creación

.
(…) La fotografía no es deporte vulgar, sino ejercicio
científico y artístico
de primer orden y una dichosa ampliación de nuestro sentido visual.
Por ella vivimos más, porque miramos más y mejor. Gracias a ella,
el registro fugitivo de nuestros recuerdos conviértese en copiosa biblioteca de imágenes, donde cada hoja representa una página de nuestra existencia
y un placer estético redivivo.

Y es algo más.
Constituye también medicina eficacísima para las decadencias del cuerpo
y las desilusiones del espíritu; seguro refugio contra los golpes de la adversidad
y el egoísmo de los hombres.
De mí sé decir que olvidé muchas mortificaciones gracias a un buen cliché,
y que no pocas pesadumbres crónicas fueron conllevadas y casi agradecidas
al dar cima a feliz excursión fotográfica (…)

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL
La fotografía de los colores, 1912

.
.

.

.

.

.

.

.

.

.

.
.

.

Comparto cada palabra en la cita que abre esta entrada, y a lo allí expresado por tan erudito personaje añadiría que practicar la fotografía de paisaje o de cualquier otra disciplina que implique una estrecha relación con la Naturaleza es un privilegio del cual el fotógrafo siempre saca partido. Y el mayor provecho lo saca en lo espiritual, de ese contacto permanente y enriquecedor con las fuerzas naturales, pues esa estrecha comunión con los elementos afina la sensibilidad, despierta los sentidos y los predispone a la más absoluta de las libertades, al más profundo de los respetos.

Siento que la Naturaleza es la esencia de la Creación, el arte de los dioses; por tanto, con Ella me quedo y con Ella me basto. No necesito creer en el dios de ninguna religión inventada por el hombre, ni temo la ira divina por estar en esto equivocado, pues de estarlo, a buen seguro que ese Dios que algunos pretenden antropomorfo, en Su infinita sabiduría, sabrá disculpar mi natural desconfianza hacia aquellos soberbios que dicen hablar en Su nombre por predicarnos su doble moral y ofrecernos su mal ejemplo. Que cada mástil aguante su vela… pero no deja de ser una contradicción y de producir una profunda tristeza comprobar cómo aquellos siervos de Dios que golpean con vehemencia sus pechos por ensalzar Su palabra no pongan el mismo énfasis en preservar Su obra: la Naturaleza.

Este fin de semana he asistido al taller Fotografía y conservación celebrado en el Centro de Educación del Medio Ambiente de la CAM en el Parque Natural de la Font Roja, taller impartido por el prestigioso fotógrafo de Naturaleza Iñaki Relanzón. Todo cuanto he aprendido de Iñaki este fin de semana me reafirma en mi personal visión acerca de los estrechos vínculos entre la fotografía de Naturaleza y su labor como catalizadora del mensaje conservacionista.

.

20/12/2011 – Foto-blog (076): Plenilunio, el ojo de la noche

Una masa de cirros, al desfilar frente a la Luna, dibujó un halo irisado que bien semejaba una nebulosa interestelar…

076 - Plenilunio, el ojo en la noche

Título

Plenilunio, el ojo de la noche

Fecha / hora de la toma

10/12/2011 / 21:02h

Cámara

Canon EOS 550D

Objetivo

Sigma AF 70-300/4.0-5.6 DG APO Macro

Tiempo de exposición

1/80 sg

Diafragma

F 10.0

ISO

800

Distancia focal

81 mm

Comentarios

Nebulosa de la Hélice

Procesada mediante la sobresaturación y “desvirtualización” de los tonos, buscando proporcionar una sensación onírica.
Viñeteo alrededor del halo para acentuar el ojo

A destacar el volumen y la profundidad conferida por el contraste tonal y lumínico entre la zona inmediata a la Luna
y la periférica a la misma

.

19/12/2011 – Foto-blog (075): La voz pétrea

Si las piedras hablaran –le dije– contarían historias que no osaríamos imaginar. Ven –me tomó la mano–, abrázalas como a un hijo y escúchalas con el corazón.

075 - XIII, la voz pétrea

Título / Localización

La voz pétrea / Cova dels Nou Forats (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

04/10/2011 / 21:21h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Samyang 8 mm f/3,5 Aspherical IF MC Fish-eye

Tiempo de exposición

936 sg

Diafragma

F 5.6

ISO

100

Distancia focal

8 mm

Comentarios

Iluminada con la luz de unas velas

.

16/12/2011 – Foto-blog (074): Boira (IV)

Un intrusismo de color rompe la monotonía en la niebla…

074 - Boira (IV)

Título / Localización

Boira (IV) / Choperas de Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

30/11/2011 / 09:37h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Tamron SP AF 17-50/2.8 XR Di II

Tiempo de exposición

1/20 sg ± 2.00EV

Diafragma

F 11.0

ISO

100

Distancia focal

17 mm

Comentarios

El contraste tonal que ofrecían las hojas de una higuera en el primer plano me pareció lo suficientemente llamativo como para justificar una foto. Cuando la tomaba pensé en titularla “El intruso”, aunque finalmente decidí incluirla en la serie “Boira”

.

15/12/2011 – Foto-blog (073): Camino del XIII

A menudo, cuando pruebo este arriesgado encuadre con el ojo de pez, tengo la sensación de que el camino me lleva de la mano hasta el castillo de Perputxent, directo al siglo XIII. El día que tomé esta foto, además, vislumbré la señal en la boca del túnel y sentí que la memoria de los tiempos me llamaba.

073

Título / Localización

Camino del XIII / Castell de Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

03/11/2011 / 15:56h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Samyang 8 mm f/3,5 Aspherical IF MC Fish-eye

Tiempo de exposición

1/6 sg ± 2.00EV

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

8 mm

Comentarios

Recuerdo una cita de Ansel Adams que dice: “Hay ocasiones en que llego a un lugar en el momento preciso en que Dios está esperando a que alguien haga clic en el disparador”. Una sensación parecida experimenté cuando tomé esta foto.

.

14/12/2011 – Foto-blog (072): Tiempo de poda

Camino de Planes, los bancales de Fantaquí recuerdan que es tiempo de podar los frutales…

072 - Tiempo de poda

Título / Localización

Tiempo de poda / Fantaquí (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

03/11/2011 / 10:08h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Tamron SP AF 17-50/2.8 XR Di II

Tiempo de exposición

1/16 sg ± 1.00EV

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

17 mm

Comentario

Quizá este encuadre más cerrado guste más

072'-Tiempo de poda

.

13/12/2011 – Foto-blog (071): Boira (III)

Tras el diluvio, las aguas rezuman por doquier…

071 - Boira (III)

Título / Localización

Boira (III) / Choperas del Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

30/11/2011 / 08:30h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Tamron SP AF 17-50/2.8 XR Di II

Tiempo de exposición

1/2 sg ± 1.33EV

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

32 mm

Observaciones

Niebla

.

12/12/2011 – Portfolio Las lunas de Perputxent en 500px

Esquinada en un rincón, separada del resto por diferenciarla, la más solitaria carpeta del escritorio de mi ordenador reza un título simple: La Montaña. En su interior, una selección de 651 fotografías nos retrotraen a los que fueron los dominios del wazir al-Azraq y nos dan la bienvenida a ese territorio que al-Andalus denominaba yibal Balansiya y que un servidor gusta sintetizar –siempre en mayúsculas– como La Montaña, mi tierra.

AutorretratoDespués de tres años fotografiando los paisajes y el legado andalusí de La Montaña, he reunido el valor suficiente para visionar el contenido completo de esta carpeta. No quise reprimir la emoción que sabía que vendría, de modo que busqué el momento de soledad adecuado y me dispuse a paladear cada momento vivido detrás de la cámara: amaneceres fríos, solitarias torres, violentas barrancadas; castillos marginados, viento, tronada y nieve, sanguíneos atardeceres; lloviznas apacibles, cielos borrascosos, gélidas noches de plenilunio; pétreos paisajes, barrancos solitarios, sendas escabrosas, alquerías a medio olvidar; nieblas otoñales, míticas cuevas, cantarinas corrientes que buscan el fondo del valle… paisajes legendarios vividos siempre desde la pasión, en la soledad más absoluta las más de las veces.

Ahora que he tomado mayor conciencia del peso cultural encerrado en esta carpeta me he prometido no desfallecer en mi tan honroso cometido por descubrir mi tierra y compartirla con el resto del mundo. Desde hoy, una selección fotográfica del proyecto Las lunas de Perputxent crecerá sin complejos en la web de 500px, junto a los paisajes más espectaculares de nuestro planeta.

.

09/12/2011 – Foto-blog (070): Boira (II)

Tras el diluvio, las nieblas matinales regresan al fondo del valle…

Título / Localización

Boira (II) / Choperas del Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

30/11/2011 / 09:43h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

1/15 sg ± 2.00EV

Diafragma

F 11.0

ISO

100

Distancia focal

10 mm

Observaciones

Niebla

.
Enlaces relacionados

.

08/12/2011 – Foto-blog (069): Cuando ruge la barrancada (III)

Las nubes lavan el paisaje: ruge la barrancada…

069 - Cuando ruge la barrancada (III)

Título / Localización

Cuando ruge la barrancada (III) / Gorg del Salt (Planes)

Fecha / hora de la toma

21/11/2011 / 11:04h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

1/2 sg ± 1.33EV

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

13 mm

Observaciones

Paraguas

.

07/12/2011 – Foto-Blog (068): Noche de barrancadas (III)

Restalla el trueno…

068 - Noche de barrancadas (III)

Título / Localización

Noche de barrancadas (III) / Castell de Perputxent (l’Orxa)

Fecha / hora de la toma

21/11/2011 / 03:59h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

144 sg

Diafragma

F 6.3

ISO

100

Distancia focal

13 mm

Observaciones

Paraguas y funda protectora contra la lluvia

.

06/12/2011 – Foto-blog (067): El bosque onírico (I)

Cae la noche sobre los caminos de l’Albureca…

067 - El bosque onírico

Título / Localización

El bosque onírico (I) / Serra de l’Albureca (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

20/10/2011 / 18:09h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Tamron SP AF 17-50/2.8 XR Di II

Tiempo de exposición

1/2 sg

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

34 mm

Observaciones

Efecto pictórico conseguido mediante un ligero movimiento vertical de la cámara durante la exposición, cuidando de no perder las texturas en, al menos, la corteza de un árbol

.

05/12/2011 – Foto-blog (066): Retazos de otoño (VII)

Después del temporal la tierra ha saciado su sed y el otoño se muestra más vivo…

066 - Retazos de otoño (VII)_thumb[2]

Título / Localización

Retazos de otoño (VII) / Cova dels Nou Forats (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

22/11/2011 / 10:16h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Sigma AF 70-300/4.0-5.6 DG APO Macro

Tiempo de exposición

1/10 sg ± 1.00EV

Diafragma

F 11.0

ISO

100

Distancia focal

149 mm

Observaciones

Panorámica (2 fotografías verticales montadas en vertical)
Paraguas

Comentarios

Encuadrada buscando el contraste tonal entre la parte superior e inferior de la imagen

.

02/12/2011 - Foto-blog (065): Retazos de otoño (VI)

Las choperas de l’Encantà amanecieron encharcadas tras el diluvio…

065 - Retazos de otoño (VI)

Título / Localización

Retazos de otoño (VI) / Barranc de l’Encantà (Beniarrés)

Fecha / hora de la toma

21/11/2011 / 14:19h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Tamron SP AF 17-50/2.8 XR Di II

Tiempo de exposición

1/2 sg ± 1.00EV

Diafragma

F 11.0

ISO

100

Distancia focal

50 mm

Observaciones

Filtro polarizador
Funda protectora contra la lluvia y paraguas

Comentarios

Además de por sus valores estéticos, a menudo el mérito de una
fotografía radica en recoger un instante que se antoja efímero

.

01/12/2011 – Foto-blog (064): Cuando ruge la barrancada (II)

Siempre que visito el Gorg del Salt los versos del poeta de Fantaquí resuenan poderosos en mi memoria:

Ese valle, cañón, desfiladero,
corriente del barranco que camina,
por el sendero angosto que culmina
y desemboca en Perputxent, espero (…)

Y en mi mente quedan canturreando hasta que abandono el paraje.

064 - Cuando ruge la barrancada (II)

Título / Localización

Cuando ruge la barrancada (II) / Gorg del Salt (Planes)

Fecha / hora de la toma

21/11/2011 / 11:35h

Cámara

Canon EOS 50D

Objetivo

Canon EF-S 10-22/3.5-4.5 USM

Tiempo de exposición

1 sg ± 1.00EV

Diafragma

F 8.0

ISO

100

Distancia focal

16 mm

Observaciones

Paraguas y funda protectora contra la lluvia

.
Enlaces relacionados

.

30/11/2011 – Noche de barrancadas: sesión fotográfica bajo el diluvio

La previsión meteorológica invitaba a la ilusión, pero debo reconocer mi escepticismo ante la formación de una gota fría a las puertas de diciembre. Aún con todo, me acosté con la persiana levantada y la ventana a medio cerrar y quedé a duermevela, con los sentidos aletargados, soñando que tronaba.

Recuerdo que los perros ladraban en la distancia cuando el fulgor del relámpago me despertó, y que el reloj marcaba las 02:05 cuando el trueno me sacó de la cama. Un segundo relámpago vino a resplandecer mientras me calzaba las katiuskas y ya el tercero me sorprendió escrutando el cielo desde la ventana. Sí, aquello iba en serio: si quería fotografiar el castillo de Perputxent bajo la tormenta tenía que apresurarme.

El cielo se derramaba sobre la carretera de camino a l’Orxa y tal era la cortina de agua que caía que no osé embragar más marcha que la segunda. El diluvio arreciaba junto a la antigua estación del ferrocarril y, cada poco, los relámpagos iluminaban la noche: no, aquello no tenía visos de amainar, al contrario. Encaré la vía verde del Serpis en dirección a Villalonga, pero la torrentera que discurría camino abajo me hizo dudar. Fueron apenas unos segundos, los necesarios para convencerme de que Perputxent es territorio abrupto y que, mientras permaneciese elevado sobre los cauces y las barranqueras, las aguas no podrían arrastrarme.

01

Cuando llegué al mirador del castillo la tronada descargaba enfurecida. Miré el reloj: las 02:25. En aquellas circunstancias resultaba del todo imposible salir del coche, de modo que accedí al maletero desde los asientos traseros, tomé la mochila, el paraguas y el trípode y, como buenamente pude, me enfundé el chubasquero y unos pantalones impermeables. La tempestad rugía afuera y la incesante sucesión de relámpagos y la imposibilidad de registrarlos me carcomían la paciencia. En otras circunstancias me habría abandonado a su contemplación, a escuchar el tamborileo de la lluvia sobre los cristales, pero la posibilidad de que la tormenta se desvaneciese me empujaba a salir del coche cuanto antes. Conecté la cámara y ajusté los parámetros de la foto como si de una toma nocturna se tratara: f5.6, ISO 100, exposición en modo Bulb. Entonces, una primera duda me asaltó: ¿qué temperatura de color ajustaba? Era la primera vez en la era digital que me enfrentaba con un rayo y la excitación del momento me llevó a ajustarla en automático. De inmediato llegó la segunda: ¿qué objetivo sería mejor: un gran angular o una focal media? Afortunadamente, el mirador del castillo admite el empleo de un gran angular. Abierto a 10mm permite encuadrar incluyendo el camino que viene de Perputxent de modo que la traza de éste arranca desde las esquinas inferiores y acompaña la mirada del espectador hasta los pies del castillo. Una focal un poco más larga, sin embargo, permite componer con un espino y un pedrusco en primer plano. Sí, el gran angular era la mejor opción porque, además de asegurar el enfoque, permitía abarcar mayor superficie de cielo. Monté el Canon 10-22, formateé la tarjeta, comprobé el nivel de carga de la batería, ensamblé el autodisparador y el nivel de burbuja, ajusté la funda contra la lluvia y, ya con todo montado sobre el trípode, conté hasta tres y salí a la intemperie.

El diluvio me recibió con una caricia húmeda sobre el rostro; frente a mí, la silueta del castillo de Perputxent se velaba tras una tupida cortina de agua y sólo el fulgor de los relámpagos, cada tanto, la recortaban contra el cielo. Ciertamente, aquello era una locura y cualquier intento por fotografiar algo –pensaba– resultaría baldío. Situé el trípode en mitad del riacho que corría camino abajo, abrí la focal al máximo, enfoqué a la hiperfocal, de memoria, y encuadré aprovechando el contraluz en la escena. Después, aseguré los movimientos de la rótula, limpié las gotitas sobre la lente del objetivo y lo protegí con la tapa. Sólo restaba esperar. Finalmente, el temporal me ofreció la tregua que tanto ansiaba y aunque en ningún momento dejó de llover, a poco que declinó el diluvio retiré la tapa del objetivo y porfié con la tormenta. Abrí el obturador y aguardé a que las luces refulgieran en el cielo. Las primeras tomas quedaron subexpuestas, de modo que subí la ISO hasta 200 y abrí el diafragma a f5.0; entonces, la Ley de Murphy quiso que los siguientes rayos me achicharraran el histograma y en adelante la sesión se convirtió en un subir y bajar la ISO, en un abrir y cerrar el diafragma buscando la exposición correcta.

Al cuarto o quinto intento cacé el primer rayo con un histograma de libro, y fue al verlo en el display de la cámara que no pude reprimir un grito: sí, tres años esperando el momento eran muchos. En la foto, los tentáculos del relámpago se alargaban hasta las lomas del castillo de Perputxent iluminando la escena con una tonalidad rosa chicle, un color poco habitual que he querido respetar y que supongo es el fruto del lavado de los tonos magenta por acción de la cortina de agua.

02

La pertinaz lluvia me impedía iluminar el primer plano, de manera que en lo referente a la iluminación quedé a merced del azar. Cuando los rayos caían por detrás del castillo la silueta de éste quedaba a contraluz y el interés de la imagen recaía en el propio relámpago y en las tonalidades y texturas que tomaban las nubes. En muy contadas ocasiones el relámpago iluminaba la escena por delante, ofreciendo detalle en todo el paisaje, de modo que la mayor parte de las fotografías que tomé en aquel momento fueron contraluces que re-encuadré en formato 2:1 por desechar la zona inferior y centrar toda la atención en los perfiles de Perputxent y el cielo.

0305 0406

Después de cometer algunos errores, aprendí a relacionar la intensidad de la luz que el rayo emitía con la exposición que éste producía en el histograma, y fue a partir de entonces cuando la sesión comenzó a cundir y me pude relajar. Sin embargo, poco tiempo pude disfrutar del sonido de la lluvia sobre el paraguas, de las coloridas luces de las nubes relampagueadas, del bramido del trueno entre las montañas o el musitar de las aguas en su discurrir hacia el barranco, porque la granizada llegó por la espalda, a traición, y el rayo cayó implacable sobre los maltrechos muros de Perputxent. Sí, mal pinta el asunto cuando el relámpago y el trueno llegan al unísono, cual escopeta que percute junto a tu cara, y ya cuando el segundo escopetazo me atronó el oído comprendí que había llegado el momento de anteponer la integridad al vicio. Tomé la cámara y la llevé conmigo al abrigo del coche; y allí, atormentado por el golpeteo del granizo sobre los cristales, el brutal fulgor de un relámpago marcó su estela en mis ojos. Tan grande fue el resplandor de su llegada, que su quebrada silueta quedó impresa en mi memoria visual, a fuego, durante varios minutos.

La tormenta se mostraba espectacular tras los cristales, tan furiosa y apocalíptica que al verme recluido en el interior del coche comencé a jurar en arameo. Desconozco cuanto tiempo permanecí allí dentro, pero recuerdo que cayeron decenas de rayos, cada cual más hiriente que el anterior, y que al ver el trípode abandonado a su suerte, huérfano, me llevaban los demonios.

A poco que el ojo de la tormenta pasó de largo, volví a probar suerte. La lluvia amainaba conforme la tempestad ponía tierra de por medio y sólo entonces me atreví a retirar el paraguas y abandonar la cámara al amparo del parasol y la funda por iluminar el primer plano con una linterna. En esta ocasión opté por re-encuadrar en un formato cuadrado, pues toda la atención se concentraba en la zona central de la escena donde un primer plano iluminado se separaba de los perfiles de Perputxent recortados a contraluz contra la tormenta: una superposición de tres planos que, a mi parecer, confiere profundidad y sensación de lugar y de momento a la fotografía.

_MG_1405-1 09 _MG_1414-1

Sin embargo, aquella tregua meteorológica duró un suspiro y la tormenta, como si girase sobre sí misma, tomó nuevos bríos. No me quedó otra que regresar al abrigo del coche y después de un buen rato diluviando y granizando, decidí cambiar de ubicación por variar el punto de vista. Regresé a la antigua estación del ferrocarril donde el castillo y su torre se muestran de frente, pero lejos de amainar, el temporal arreció con tal virulencia que una tercera granizada me obligó a resguardar el coche debajo de un árbol.

Ante la imposibilidad de fotografiar la tormenta y en vista de que el nuevo día pronto comenzaría a clarear, decidí cambiar de localización. Pensé que después del diluvio, el Gorg del Salt ofrecería un tremebundo espectáculo digno de fotografiar y hacia Planes de la Baronía marché con la intención de encontrarme a solas con la barrancada. A su paso por Canèssia, la carretera era un lago salpicado de piedras y desprendimientos donde los mechinales de los muros de contención no daban abasto; sin embargo, una vez pasado el embalse de Beniarrés y conforme avanzaba hacia Planes, el diluvio derivó en llovizna.

Pasé toda la mañana en el Gorg del Salt, al arrullo de la barrancada, pero ésta, aunque evidente en el color de las aguas, no era todo lo violenta que esperaba. A eso de las 10:00 recibí una visita y supe por qué: aquella noche, en Margarida apenas habían llovido 40 litros.

_MG_2246

A eso del mediodía, mientras regresaba a Perputxent, la radio informaba las cantidades que el temporal de lluvia había descargado en las últimas 24 horas: 180 litros se registraron en Denia, 240 en la Atzubia y 270 en l’Orxa. No me extrañó: nunca había visto llover ni tronar como aquella noche.

Aquella tarde el temporal ofreció una tregua; sin embargo, a la mañana siguiente el diluvio regresó sobre los territorios de al-Azraq y, entonces sí, el Gorg del Salt bramó sus aguas en el desfiladero, camino de Perputxent.
.

Cortesía de Miguel Jaén Monllor

Esta es la historia de una inusual sesión fotográfica donde la Naturaleza mostró su cara más agresiva, historia que me propuse contar mientras la disfrutaba en directo. Sólo decir para terminar que todas las fotografías llevan incrustados los datos EXIF y que los tres mejores instantes que pude recoger aquella noche los reservo para rememorarlos más adelante, quién sabe si en una mejor ocasión..

.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...