04/02/2011 – La Historia en directo (I): el valle de Perputxent tras la conquista

Con el único propósito de leer entre líneas y extraer de ellas cuanta información sea de utilidad para conocer el modo de vida de las gentes de Perputxent iniciado el siglo XIV, transcribo dos de las cartas pueblas otorgadas a los mudéjares que habitaban las alquerías del valle, acompañadas del análisis de los más eruditos historiadores en la materia.

El valle de Perputxent desde el castillo

Perputxent, 13 de junio de 1316

Fr. Martí Pérez d'Oros, castellán de Amposta de la Orden del Hospital, otorga carta puebla a los musulmanes de las alquerías del valle de Perputxent.
(Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Montesa, Libro 542c, fol. 19 v°-20 v°)

Noverint universi quod nos frater Martinus Petri d'Oros ordinis Hospitalis Sancti Johannis Jherosolimitani castellanus Emposte, ex certa scientia de voluntate consensu et firmamento religiosorum fratris Arnaldi de Avinione, fratis Nicholay de Canyel, fratris Johannis d'Anyo, fratris Jacobi de Conella et aliorum fratrum et procerum nobiscum asistencium, damus, tradimus et stabilimus vobis, Saat Abenzeyt, Abrahim Almazbatch, Azmet Abenfuleyn, Çaat Almuzlim, Mahomat Abensuleyn, Hamet Aufarii, Abdala Abercarpio, Mahomat Almatbach, Abrahim Albigi, Yayhe Abafari, Maymo Abafamet, Maymon Almedioni, Abdolazis Almonge, Fazen Almoti, Abrahim Abehulem, Çaat Abehulim, Fazem Algeziri, Foto Abenfoto, Alí Benfoto, Mahomat Hubequer, Ali Behari, sarracenis, Mahomat Abengalip, Çaat Adniazquo, Çaat Albigi, sarracenis habitatoribus in valle nostra de Perpunxen, in alqueria vocata L'Orxa, et vobis Abrahim Habenyouley, Hamet Almorida, Çaet Foco, Juceff Abenagog, Hiabit Abenhalill, Mohamat Aberchando, Alim Abenharam, Mahomat Mazquo, Hamet Abenezal, Mahomat Aboniqua, Ubaquer Amfoto, Azmet Alquicip, sarracenos habitatoribus in dicta valle nostra de Perpunxen, in alqueria vocata Alquinencia, et vobis Mahomat Abeyoniz, Hiabie Abenxuquey, Hamet Habeoniz, Hamet Abellucet, Maymo Abeyoniz, Yabex Abenomar, Ali Abenali, Hamet Abucit, Mohomat Abenomar, Hazem Scrilli, Abdulaziz Almorti, Mahomat Abeniafer, Hamet Almocrati, Mahomat Abcaiallel, Hamet Abcall, Mahomat Albeatos, Abdalla Algrayt, Çat Arami, sarracenis habitatoribus in dicta valle nostra de Perpunxen, in alcharia vocata Benilupp, et vobis Mahomat Albofar et Hamet Perello, et Ali Perello, Hamet Almorabit, Çat Malacara, Ali Almorabit, sarracenis habitatoribus in valle nostra de Perpunxen, in alqueria vocata Benitaric, presentibus et recipientibus proprio scilicet cuilibet vestrum unum raffal et quasdam domos pro ut iam est vobis et cuilibet asignatum per alaminum nostrum de Perpunxen de volúntate nostra et terminatum. Iam dictas tanquam domos et raffals pro ut per alaminum nostrum sunt vobis assignati, terminati et scilicet dictas domos cum solis, tectis et parietibus suprapositis et fundamentis introitibus, exitibus et affrontacionibus et melioramentis cumque alus suis pertinenciis universis et singulis per omnia loca cum a celo usque in habissum, et dictos rafals cum cequiis, aquiis ad rigandum arboribus, introitibus, affrontacionibus et melioramentis cumque alus suis pertinenciis universis et singulis per omnia loca, sic vobis cuilibet vestrum perpetuo damus, tradimus, satabilimus in hunc modum quod dictas domos et rafals laboretis et melioretis et aliquo non devoretis ad usum et consuetudinem boni adquisitoris et detis et Ordini nostro scilicet quilibet vestrum quolibet anno III solidos et médium pro bisanço regalium quos solvatis et Ordini nostro in mense januarii proxime venturo. Et per consequens quolibet anno perpetuo in dicto mense unum parum gallinarum et dúos solidos pro çoffra vel quatur jornales, et dúos almutos frumenti et dúos solidos pro çoffra vel quatuor jornales, et dúos almutos frumenti et dúos almutos panici et silmo seminaveritis teneamini daré nobis et Ordini nostro unum manatam, et de qualibet colmena dúos denarios et obulum, et de qualibet cabra quas teneatis in dicta valle unum denarium et obulum, et que nos possimus eligere et daré alcadi illum quam voluerimus, et quod detis nobis de vindimia de regadivo terciam partem et de vindimia de seccano VIII partem in quolibet propio, et da figulis de regadivo terciam partem et de seccano quintam partem, et de olivis quam de seccano tam de regadivo terciam partem. Et detis nobis de quolibet cafficio tam frumenti, panici, adacie quam ordi médium almuti per alaminatge. Et detis nobis quilibet vestrum pro intrata dicti stabilimenti decem solidos regalium, et sic, vobis et vestris perpetuo habeatis dictum stabilimentum possideatis et in pace perpetuo explectetis ad dandum, vendendum, impignorandum, alienandum, obligandum, excomutandum, et ad omnes vestros et vestrorum voluntates perpetuo faciendas, exceptis militibus atque sanctis, salvo tamen semper nobis et Ordini nostro censum et dictam partem fructtum, iure, dominio, laudimio et fatica in omnibus et per omnia ad forum Valencie, promittentes per nos et successores nostros dictum stabilimentum vel vestris perpetuo deffendere salvare et facere, habere, tenere et possidere quiete, potenter et in sana pace contra omnes personas conquerentes vel aliquid perturbantes ad forum Valencie. Et tenere inde vobis et cuilibet vestrum perpetuo de firma el legali eviccione et ab omni dampno ac etiam interesse, obligando scienter ac etiam vobis et vestria omnia bona et dicti ordinis mobilia et inmobilia ubique habita et habenda. Ad hec autem nos dicti sarraceni recipimus vobis dicto domino castellano dictum stabilimentum ad dictum censum, ad dictam partem fructuum intrata et sub formis et condicionibus antedictis. Promittimus hec omnia que superius dicta sunt a vobis attendendas et complendas. Et sic, vobis et vestris attendere firmiter et complere pro ut superius sunt expressa sine contradictu aliquo, in bona pace, obligando scienter ad hec vobis et vestris nos et omnia bona nostra mobilia et inmobilia ubique habita et habenda.

Quod estactum in Perpunxen, idus junii, anno Domini M°CCC°XVI°. Sig + num etc.

La vall de Perputxent

El 13 de junio de 1316, el castellán de Amposta de la Orden del Hospital, fr. Martí Pérez d'Oros, por lo que indica el documento totalmente a iniciativa de la Orden, hace un nuevo establecimiento de las casas y rahales a sus pobladores musulmanes, de los que da el nombre uno por uno, confirmándolos en ellas según han sido establecidos por el alamín de la aljama.

Los censos exigidos a los campesinos musulmanes a partir de ahora abarcan toda la gama de posibilidades: prestaciones personales, de 4 días de trabajo al año para el señor —o dos sueldos—, englobados bajo el termino çofra; censos fijos en metálico: tres sueldos y medio como besante; y censos fijos en especie: un par de gallinas, dos almudes de trigo y dos de panizo al año, por el mes de enero, y por rahal, diríamos por unidad familiar de explotación.

Sobre la ganadería, lógicamente la Orden tiene interés en gravar los animales que existan y así sólo fija censo sobre colmenas y cabras, dos dineros y medio al año por cada una de las primeras y un dinero y medio por cada animal de las segundas.

La parte más significativa de la renta feudal sobre los campesinos musulmanes, sin embargo, la formaba la participación de frutos que les era exigida ahora, fijándose cantidades proporcionales a cada tipo de cultivo: la viña varía de 1/3 de participación de cosecha en el regadío a 1/8 en el secano; las higueras hacían un tercio también en el regadío pero ya 1/5 en el secano, mientras el olivar llega nada menos que a 1/3 de participación en todos los casos.

Por último, en los cereales, del tipo que fuesen, «frumenti, panici, adacie quam ordi», la proporción era medio almud por cahiz, esto es, 1/8 de participación.

Todavía la Orden del Hospital se retuvo la facultad de elegir «alcadi» cuando le pareciese y cobró 10 sueldos a cada uno de los musulmanes a los que establecía estos rahales en concepto de «entrada».

(Extracto de El señorío de la vall de Perputxent (siglos XIII-XIV), de Enric Guinot Rodríguez)

La vall de Perputxent desde el monolito de l'Encantà

Sueca, 14 de noviembre de 1334

Fr. Pere de Tous, Maestre de la Orden de Montesa, concede nueva carta puebla a los musulmanes del valle de Perputxent, completando algunos aspectos de la primera.
(Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Montesa, Libro 542c, fol. 18 r°-19 v°)

Noverint universi quod nos frater Petrus de Thous Dei gratia humilis Magister domus Militie de Muntesia, circa miloramentum utilitatem et argumentationem vallis nostre de Perpunxen et habitancium in eadem cura par vigili intendentes gratis et ex certa scientia, cum hoc presenti publico instrumento perpetuo valituro et numquam in aliquo revocaturo, per nos et succesores nostros, habita super infrascriptis delliberacione et tractatu ac colloco diligenti una cum venerabilibus et religiosis, fratre Bernardo de Roqua, operario Muntesie et comendatore de Perpunxen, fratre Dalmacio de Crudillis clavigerio Muntesie et comendatore de Çuecha, fratre Bernardo de Lacustaria comendatore de Exivert et thesaurario Ordini nostri, fratre Petro Çesolives comendatore domus Valencie et loci de Çilla, fratre Guillermo Gizperti priore nostro, fratre Arnaldo Pedrica subclavigerio Montesie, fratre Raymundo de Bagariis et fratre Arnaldo de Ribelles majore domus nostro, nobis asistentibus et de eorum expresso consilio et assensu, ad humilem supplicacionem pro parte aljame sarracenorum dicte vallis nobis, reverenter exibitam concedemus eidem aljame et singularibus personis eiusdem licet absentibus el Mahome Abozeyt et Çaat Abenolayt, sarracenis habitantibus in alcharea de L'Orxa, sita in valle predicti, nunciis ad nos per dictam aljaman super infrascriptis, noviter transmissis presentibus et hoc instrumentum et contenta in eo nomine dicte aljame recipientibus et notario infrascripto tanquam publice persone hec a nobis pro ipsa aljama et singularibus eiusdem in pro alus etiam personis quarum interest et interesse potest et poterit legitime stipulanti et recipienti, quod de cetero universi er singuli sarraceni, in dicta valle habitantes el habitaturis possit in perpetuum decoquere seu decoqui facere in domibus suis, videlicet ad tenore seu alio quocumque modo pro ut eis melius videbitur expedire panes suos et omnia alia que inibi fuerint decoquenda et non in furno seu furnis constructis iam vel de cetero construendis in valle predicta absque aliqua scilicet pugia et alio quolibet jure excepto temen furnatico infrascripto volentes ac perpetuo firmiter statuentes quod nunquam de cetero dicti sarraceni vel aliquis seu aliqui ipsorum compellantur seu compelli valeant ullo modo, per nos seu ordinem nostrum vel comendatorem dicti castri aut per aliquam personam nostro vel ipsius nomine ad decoquendum in dicto furno seu furnis constructus ut predicitur et de cetero construendis in dicta valle dictos panes vel alia que fuerint decoquenda nisi tamen in domibus suis ut superius continentur; salvo tamen et retento nobis et Ordini nostro, quod quelibet persona in etate trium annorum constituta et de tribus annis ultra teneatur exolvere nobis et Ordini nostro seu comendatori dicti loci in primo venturo festo Sancti Martini et deinde anno quolibet perpetuo in eodem termino sive festo pro furnativo sive iure furnorum octo denarios regalium pro qualibet cabecia et non ultra.

Item concedimus dicte aljame et singularibus eiusdem quod de cetero possint facere seu fieri facere aratra et omnia alia apparamenta laboracionis ubicumque voluerint absque aliquo scilicet metu, pene seu calonie que eis nunquam super hoc imponi valeat ullo modo et quod nunquam valeant compelli, distringi seu forciari ex parte ordinis nostri ad faciendum dicta aratra seu alia apparamenta laboracionis cum aliqua persona sed possint ea licite facere ubicumque voluerint ut superius continetur; salvo tamen et retento nobis et Ordini nostro quod pro recognitione huius modi gracie, teneatur dicta aljama dare et solvere nobis et Ordini suppradicto seu comendatori dicti castri, anno quolibet perpetuo in dicta feste Sancti Martini, decem solidos dicte monete et non amplius.

Item volumus, concedimus, statuimus ac in perpetuum ordinamus quod quotienscumque nos vel comendator dicti castri, necessahos habuerimus dictos sarracenos vel aliquem ipsorum sive animalia ipsorum sive animalia eorum, ad aliqua opera de novo facienda sive ad reparaciones vel alia quecumque, quod possimus eos et ea accipere ad nostre libitum voluntatis, cum salario tamen quod inde eis daré et solvere die quolibet teneamur videlicet pro quolibet sarraceno sive asina VI denarios, et pro asino seu asina alios VI denarios, et pro mulo seu mulla XII denarios, pro dis qualibet quamdiu ipsos et ipsa necessarios seu necessaria habuerimus.

Item volumus concedimus, statuimus et ordinamus in perpetuum quod si nos vel comendator dicti loci necessarios habuerimus gallinas et duos pullos aut pullas, quod possimus eas et eos accipere quocumque nobis placuerit, dando et solvendo pro quolibet pari gallinarum duodecim denarios, et de quolibet edo sive cabrit alios duodecim denarios, et de quolibet pari pullorum sex denarios, et de quolibet pari pullarum octo denarios.

Item volumus, ordinamus et omnino prohibemus quod de cetero dicti sarraceni non teneantur dare custodi seu guardiano vinearum et aliorum honerum et possessionum suarum dicte vallis instrumentum unam barcellam inter frumentum, ordeum, adacçam et panicium pro hereditatem qualibet, et unam garbam lini et non amplius pro ut extitit attenus assuetum huius modi autem gracias concessiones facimus per nos et successores nostros de consilio et assensu fratrum predictorum, sicut melius dici et scribi et intelligi potest ad salvamentum et bonum intellectum dicte aljame et dingularium eiusdem, salvis tamen nobis et Ordini retencionibus supradictis et salvis etiam et retentis nobis et dicto Ordini çoffra, bisancio et alus quibuslibet iuribus que sarraceni dicte vallis sunt eidum Ordini hactenus solvere consueti. Promittentes per nos et successores nostros eidem aljame et singularibus eiusdem licet absentibus et dictis Mahome Abezeyt et Çaat Abenolayt presentibus et hoc instrumentum et contenta in eo nomine ipsius aljame recipientibus et notario infrascripto, tanquam publice persone hec a nobis pro ipsa aljama et pro alus etiam personis quarum interest et interesse potest et poterit legitime stipulanti et recipienti quod predicta omnia et singula tenebimus firmiter perpetuo et observabimus et teneri et observan inviolabiliter faciemus ut superius continetur, et non contraveniemus nec aliquem contravenire faciemus, consentiemus seu permittemus aliquo jure, foro, causa vel ratione. Mandantes nichilominus cum hoc presenti publico instrumento quo ad hec vicem epistole gerenti comendatori dicti loci, nec non universis alus comendatoribus et fratribus ac officialibus Militie supradue vel eorum loca tenentibus, tam presentibus quam futuris, quod huius modi concessiones, gracias, ordinaciones, statuta et prohibicionem nostras teneant firmiter et observent et ab omnibus teneri faciant perpetuo ac inviolabiliter observan ut superius expressantur et non contraveniant nec aliquem contravenire permittant aliquo iure, foro, causa vel etiam ratione. In cuius rei testimonium presens instrumentum dicte aljame inde fieri et dictis nunciis suis nomine recipientibus tradi iussimus, per notorium insfrascriptum, sigili nostri pendentis munimine roboratum.

Quod est acturh in villa de Çuecha, XVIII° kalendas decembris anno Domini M° CCC° XXXIV°. Sig + num fratris Petri de Thous, De gratia Magistri domus Militie de Muntesia, sig + num fratris Bernardi de Roque, sig + num fratris Dalmacii de Crudiliis, sig + num fratris Bernardi de Lacustaria, sig + num fratris Petri Çesolives, sig + num fratris Guillermi Gizperti, sig + num fratris Arnaldi Pedrica, sig + num fratris Raymundi de Baganes, sig + num fratris Arnaldi de Ribelles, predictorum qui hec laudamus, concedimus et firmamus.

La vall de Perputxent

El 14 de noviembre de 1334, en Sueca, el maestre fray Pere de Tous, a petición de los musulmanes de L'Orxa redactaba lo que la documentación llama «carta de la segona població del vall de Perpunxen», y que en realidad es un añadido a la carta puebla de los musulmanes con respecto a temas que no se trataron en la carta puebla de 1316. Concretamente los temas tratados son la regulación del monopolio de hornos, resuelto con el sistema de que cada vecino cueza su pan en su casa o como quiera y sea pagado a la Orden el  fornatge, esto es, 8 dineros al año, por San Martín, por cada musulmán mayor de 3 años.

Igualmente se regula el equivalente al monopolio de herrería, esto es, los moros podrán fabricar o construir sus arados y herramientas donde quieran y como quieran, pagando la aljama en su conjunto 10 sueldos al año también en San Martín.

Sí es seguro que fue a petición de los vecinos la regulación que se hace de la forma de prestación del trabajo personal y del suministro de víveres y alimentos al Comendador o Maestre pues eran precisamente los puntos de mayor facilidad para abusos señoriales. Acuerdan que deberán trabajar en obras de reparación o mejora cuando el Maestre o el Comendador lo deseen, recibiendo un salario bajísimo, de 6 dineros al día por hombre o por asno, y de 12 di ñeros por mulo.

En cuanto a los víveres, se acuerda que el Maestre o el comendador puedan coger pollos o los animales que más les gusten, pagando 12 dineros por par de gallinas o por cabra, y 6 dineros por par de pollos.

Por último se regulaba el salario máximo que debían pagar al guardián de los campos del término, estableciendo que fuese una barcella de grano mezclado y una garba de lino por heredad.

Perputxent desde el castillo

En resumen y recordando los conceptos apuntados en la carta puebla a los cristianos de Beniarrés se comprueba una fuerte disonancia entre ambos niveles de la renta feudal, con una situación mucho más favorable y menos exigente para los cristianos, quienes no sólo contaban con una participación muy inferior en algunos casos sino que tenían asegurado el uso franco de ciertas tierras y recursos. Probablemente también se podría pensar en un intento de los Hospitalarios por aumentar la presión y exacción sobre el campesino musulmán pues estas nuevas condiciones son bastante más amplias en sus exigencias que las de la puebla anterior, constatándose que ya ha desaparecido todo vestigio de comunidad musulmana como tal; ahora se les trata igual que a una comunidad cristiana con respecto a los mecanismos de apropiación de parte del excedente, pues incluso aunque no se hable de los monopolios es evidente su control señorial a todos los niveles. En un documento fechado el 8 de abril de 1320, fray Amau de Soler arrendó el molino de la Portella, en el término del castillo, a un vecino de Perputxent, por 6 años y 400 sueldos/año.

La situación en el valle era de coexistencia de cuatro núcleos o alquerías pobladas por musulmanes: L'Orxa, Benillup, Alquinencia y Benitaric, con un total de 60 casas, y un núcleo de cristianos, Beniarrés, con 30 casas, junto al castillo lógicamente ocupado también por cristianos. Pero con el tiempo si quizá se había mantenido la homogeneidad de hábitat no debió pasar lo mismo con la explotación de la tierra y vemos cómo hay algún cristiano con propiedades enfitéuticas en L'Orxa y algún musulmán con rahales y casas en Beniarrés.

(Extracto de El señorío de la vall de Perputxent (siglos XIII-XIV), de Enric Guinot Rodríguez)

Perputxent desde la atalaya de Almaraién

Respecto de la carta puebla (más bien contrato agrario) que Arnau de Romaní, tercer señor de Perputxent, concedió a los musulmanes del valle en 1285 (A.H.N., OO.MM., perg. 436p., de 8 de noviembre de 1285), Josep Torró dice lo siguiente: “Arnau de Romaní prohíbe a los musulmanes cazar en la devesa nostram, la cual retiene para sí ad opus nostri castri, hecho que supone la presencia de rebaños en el castillo o su uso para la caza, expresando sus límites: videlicet ex primo barrancho de Handech Alxerqui de Alquinencia usque ad portallum de Almizquitella et prout afrontatur in rivo et in monte. Por lo que, a la implícita adyacencia al castillo, cabe añadir el afrontamiento con un barranco inmediato a Canèssia, el riu d’Alcoi, el monte y un misterioso portal de Almizquitella, quizá perteneciente a una apartada mezquita rural (al-masyid más sufijo romance, es decir, “la pequeña mezquita”), coincidiendo así grosso modo con la partida que actualmente sigue siendo la Devesa.” Destaca asimismo en esta carta puebla de 1285 la importancia de la volatería doméstica, destinada en buena parte a satisfacer las demandas de los señores, así como la generalizada extensión de la apicultura.

Un documento de 1289 hace referencia a la presencia de molinos en el río de Cocentaina a su paso por Perputxent mediante un complejo de acueductos y canales (aquaeductibus molendinorum). Y otro de 1273 cita los açutis de Perputxent y ¡hasta unos baños!. Es de prever que todo este entramado para el aprovechamiento hidráulico permitía el correcto funcionamiento de los molinos, aprovechando el desagüe para regar las tierras situadas aguas abajo. Asimismo, varios documentos (1273, 1276 y 1289) sugieren que las balsas de los molinos (o las de riego) podían hacerse servir como piscifactorías (pexeriis, piscationibus y piscariis).

Caza, pesca, apicultura, ganadería, volatería, agricultura, asnos, mulos, bueyes, ríos, fuentes, regadíos, azudes, acequias, huertos, molinos, eras, secanos, almazaras, hornos de pan, hornos de cal, pedreras, montes, pastos… cualquier recurso era susceptible de uso para sostener una economía esencialmente autosuficiente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • El señorío de la vall de Perputxent (siglos XIII-XIV), de Enric Guinot Rodríguez. Historia Medieval, Anales de la Universidad de Alicante, nº4-5. Alicante (1986)
  • Geografía Histórica del Tratado del Pouet (1245): poblamiento y territorio, de Josep Torró. Memoria de Licenciatura. Valencia (1987)

.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya peñazo nos has metido. Nos tienes mal acostumbrados. Eso sí, las fotos muy chulas, como siempre.

Justo Sellés dijo...

Peñazo??? Pues espera que falta la segunda parte. Es la Historia en directo!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...